Querida Amiga

Querida amiga: en unas horas te vas. Parece ayer cuando íbamos a verte a donde estabas, ilusionados de poder traerte con nosotros. Eras blanca, moderna y tenías sólo cinco años. Tenías gomas más grandes, cinturones, aire acondicionado y caja de quinta!

Si, te hablo a vos querida Combi, compañera de tantos kilómetros recorridos.

Llegaste en Octubre, cuando Cata era apenas un poco más que un test de embarazo positivo y Ramiro casi terminando salita de tres.

Te convertiste en imprescindible para mí y con el tiempo, también para todos los que nos rodeaban.

Hiciste viajes cortos y medianos. Nunca largos. Aún cuando alguna vez nos llegó una multa desde Córdoba con tu número de patente. Loca! Te habrás hecho alguna escapadita que nunca confesaste?

Hiciste viajes cargada con chicos de jardín. Entraban hasta doce bien apretaditos.

Hiciste viajes cargada de casi todas las cosas que hoy están instaladas en nuestra casa; fuiste una pieza esencial en la construcción.

Hiciste viajes cargada de turistas, porque al ser más espaciosa te pedían prestada.

Hiciste viajes cargada de fierros, escaleras, pinturas,metegoles, esquíes y vaya a saber cuántas cosas más que en este momento no se me vienen a la mente.

Al principio te manejaba solamente yo, pero después te volviste un poco pública y ahí te manejaron mi papá, mi suegro, nuestros hermanos, algunos amigos y con el paso del tiempo también los sobrinos. Era común tener que explicar que no era yo la que se habían cruzado en Catedral, el aeropuerto o el corralón.

Una mención aparte tenemos que hacerle a nuestras idas al río. Nunca éramos menos de cinco. Fuimos con amigos, tíos, primos y sobre todo con sobrinos. Además llevábamos bolsos de ropa, cámaras de auto para tirarse por el río, un bote inflable y canastos con comida. Cada vez era una mudanza, pero qué días aquellos.

También nos castigaste los olvidos. Te olvidaste de apagarme la luz? Ahora no te arranco y te dejo.

Te dejo en el colegio, te dejo en la clínica, te dejo en el río!!

Te fundiste en Catedral y volviste en grúa desde Lago Espejo.

Pero siempre firme, siempre lista, siempre recuperada.

y después….pasaste a ser de Ramiro.

Él te bautizó y te puso Betsy.

Hiciste viajes cargada de adolescentes. También entraban doce. No sé cómo y no lo quiero saber.

Hiciste viajes cargada de leña y repartos de pizza.

Fuiste al cerro, de Camping , a hacer Kite y por supuesto, al río.

También le castigaste olvidos. Que tuvimos que socorrer nosotros…

En los últimos tiempos estás haciendo el reposo del guerrero. Sólo te ponemos en marcha de vez en cuando. Tenés actividad sólo cuando llega tu dueño. Es un desperdicio, porque seguís siendo una máquina. Lo dijo el mecánico que te quiso ver, para saber si estabas apta para un nuevo desafío. Y lo superaste con creces.

Te van a hacer algunas transformaciones. Te van a agregar una rampa para que pueda subir tu nuevo dueño.

Tenés que portarte bien porque ahora vas a trasladar a Lucas.

No los castigues por los olvidos. Portate bien!

image

Querida combi: después de dieciocho años nuestros caminos se separan . Sabemos que te vas a cumplir una noble labor. De otra manera no te hubiéramos dejado ir. Te llevas un pedazo de nuestra historia y un pedacito de nuestro corazón. Suerte en tu nuevo camino!

 

5 comentarios sobre “Querida Amiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s