Un millón de gracias

Tardé un poco en volver porque estoy un poco intimidada.

La razón es que la despedida de la Combi tuvo tanta repercusión, tantas devoluciones favorables, tantos comentarios emocionados, tantos comentarios de gente que yo ni sabía que leía las pavadas que escribo; que ahora me siento en la obligación de ser seria, y profunda, y sabia…

Finalmente me di cuenta que eso no va a suceder, me relajé y acá estoy. La vieja yo. Cero sabiduría, cero seriedad y algo de profundidad.

Uno de los consejos que se les da a los que quieren darle seriedad a un blog es que jamás pidas que den “like” o  “me gusta” a tu artículo. Es como pedir una limosna cibernética.

A pesar de tener cierta tendencia a dar vergüenza ajena, JAMÁS se me hubiera ocurrido hacer semejante cosa. Pero debo confesar que es tanta la ansiedad que me provoca saber si logré mi cometido de hacerlos reír o pensar o emocionarse, que llamaría a todos lo que sé que lo leen para preguntarles: Yyy? Te gustó?? Qué pensaste?? Se te hizo corto?? Se te hizo largo?? Y así hasta que se me va el exceso de adrenalina que me produce unir palabras con algún significado y largarlas al ciberespacio.

No exagero! Quedo tan pasada de vueltas, que antes de acostarme no puedo ponerme a escribir, porque sino sueño toda la noche con las cosas que se me ocurrieron. Loca yo??

Al único que me animo a torturar es  Gusti, mi esposo, pero es TAAAN frustrante con sus respuestas que prefiero quedarme con la duda. Salvo con Querida Amiga. Ahí no sólo no fue frustrante sino fue conmovedora su reacción…

Detrás de una botella de vino leí (dije ALGO de profundidad!) la siguiente frase: La obra de un artista no está completa hasta el momento en que se comparte con el público.

Ni lo que escribo es una obra, ni yo soy una artista; pero Ustedes son el público. Y sin Uds. para mí no sería lo mismo, el círculo no se cerraría, no estaría completo…

Por eso, les digo un millón de gracias!!

Gracias a los amigos, gracias a los amigos de los amigos, gracias a los desconocidos, gracias a los que viven cerca, gracias a los que viven lejos, gracias a los de otro continente, gracias a los que hacen el gran y frustrante esfuerzo de comentar directo en el blog, gracias a los que le dan like en Facebook, gracias a los que me mandan a decir por Gusti, Ramiro o Cata algo lindo, gracias a los que me escriben por Whatsapp, gracias a los que comparten el link, gracias, gracias y gracias…

Ah! En los consejos que dan también dicen que se debería poner una foto de la cara del autor así se reconoce y se autentica el blog. Sería como una huella digital.

Bueno, esa se las debo! Para otra vida! No es cuestión de ser tan obediente, che!

 

3 comentarios sobre “Un millón de gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s